SIN PODER ORGANIZAR EL TIEMPO

Manteniendo una vida parcial, en donde los cortes de tiempo y las diferencias horarias no me dejaban llegar a más y en donde el estrés de la noche se presentaba ante mí como una alarma a primera hora en la mañana. Empecé a dejar de hacer y a querer vivir de una forma totalmente diferente, a vivir una realidad nueva y a tener una convicción de un cambio, de un cambio de vida, de tiempo y de realidad.

Después de largos años de trabajo, de dirigir equipos, de vivir cada día en base a objetivos y resultados. De recibir cada reto de acuerdo a su tamaño y de creer que todo lo podria hacer y que todo iba a poder ser capaz de organizarlo, me encontré con un reto diferente, en donde mis días debían extenderse hasta más allá de las 11 de la noche, mis mañanas empezar más pronto que las 3 de la mañana y mi cuerpo me pedía horas de pausa y detenimiento entre las 5 y las 6 de la tarde, por llevar más del tiempo sugerido despierto. 

Que te conceda lo que tu corazón desea; que haga que se cumplan todos tus planes. Salmo 20:4

Empecé a querer disfrutar mi tiempo, mis experiencias, mis actividades y mis realidades de una manera plena. Empecé a querer despojarme de todos los títulos con los que contaba y que me daban llenura o reconocimiento. Empecé a sentir que si no paraba iba arrastrar conmigo cientos de realidades y de oportunidades que me está abriendo el señor de forma única y momentánea. 

En una realidad paralela y un dilema mental que me encerraba y me condicionaba a disfrutar de menos, a vivir mi tiempo de forma distinta y en una zona horaria distinta. Intente buscar un punto intermedio, intenta organizarme de acuerdo a el tiempo de cada país y a mi capacidad de trabajo y esfuerzo. Intenté llevar mi cuerpo a un grado de esfuerzo y de energía que a pesar de mi persistencia, no me era imposible llevar.

Entre dolores de cabeza, agotamiento muscular y cansancio extremo, pase días de rodillas orando y pidiendo estabilidad. Pase días enfrentando la idea de que mi cuerpo no llegaria a mas, pase días frustrado de conocer de que a pesar de quien era y lo que había hecho hasta el momento, no tenía mayor solución que aceptar que debía volver a empezar, cerrar un ciclo para empezar otro o al menos vivir el que tenía que vivir de forma completa.

Supongamos que alguno de ustedes quiere construir una torre. ¿Acaso no se sienta primero a calcular el costo, para ver si tiene suficiente dinero para terminarla? Lucas 14:28

De esta manera y solo cuando logre comprender que tendría que dejarlo todo, si quería alcanzar algo nuevo. Y que solo dejándolo todo, conseguiría algo mejor, fue cuando pude entender que el Dios que me había dado la vida era mi único recurso para llegar a ello y el que iba a mostrarme como iba hacer para llegar inclusive más allá.

DÉJANOS TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *