SIENDO TRANSFORMADO

Casi a finales de 2022, habiendo atravesado por una pandemia, por un cambio extremo en mi vida, por meses de soledad y de desarrollo profesional. Habiendo pasado por la pobreza extrema, por días de no tener nada más que comer que una manzana, pero al mismo tiempo por días de locura extrema consecutiva frente a una playa y cientos tragos. Llegue al momento al que nunca antes había pensado poder llegar, llegue al punto en el que mis sueños se habían hecho realidad, pero a pesar de ello no me daban llenura o contentamiento. No me permitían sentir realizado, satisfecho o pleno. Sino que por el contrario no hacían más que hacerme sentirme vacío, obligado y atado a una condición de vida; que como una cadena me obligaban a estar atado a una situación y a un volumen de actividad para poder mantenerme en ese lugar de mi vida.

Momento en el que tome la decisión de detenerme, de apostar en contra de lo había sido mi vida hasta ese día, de tomar el rumbo contrario y dirigirme hacia mis orígenes, sin soltar mi presente. Allí por 4 meses lleve una doble vida, en dos tiempos, lugares y lenguas distintas. Lleve mi cuerpo al agotamiento extremo, lleve mi mente a exponerse tanto a los extremos, que me era imposible concentrarme y tomar algo realmente como parte de mi realidad.

Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto. Romanos 12:2

Un estilo de vida tan difícil de mantener y tan chocante, que sin sorprenderme, me llevó a decidir entre mi realidad y mis sueños pasados; y mi realidad de momento y lo que el señor ponía delante de mí, como algo diferente, tanto que sería capaz de darme la llenura que había deseado e incluir mis sueños profesionales, tanto que podría ayudarme a entender lo que triunfo realmente era.

Lleno de preguntas, totalmente confundido porque caminaba en mi contra y hacia lo opuesto a lo que normalmente una persona como yo haría. Hacia lo que personas como yo no entenderían, me exponía a ser juzgado hasta ser puesto en ridículo al no tener todas las respuestas, me exponía a quedarme sin dinero y endeudado. Experimentando el riesgo del fracaso y apostando más allá de lo que inclusive tenía en mi control. Vivía lo inconcebible o lo que muchos llamarían locura, vivía en alegría.

Entonces Jacob dijo a los de su casa y a todos los que estaban con él: Quitad los dioses extranjeros que hay entre vosotros; purificaos y mudaos los vestidos; Génesis 35:2

Hoy casi 7 meses después de aquel momento, habiendo dado una vuelta de 360 grados a mi vida, me siento distinto, siento que mi manera de pensar y vivir es totalmente diferente, tanto que inclusive mi manera de hablar con mis amigos me fastidiaba, tanto que me había dispuesto a cambiarla. Tanto que mi manera de pensar en donde todo era un objetivo, ya no era la misma y en donde estar sujeto a una iglesia y a ser liderado me agradaba. 

Siendo transformado, te puedo decir que en Dios he encontrado un punto seguro, he encontrado tranquilidad, he encontrado disfrute y hoy experimento a la mitad de mi vida, el ser consentido como cuando tenía 10 años en donde era totalmente dependiente de mis padres, esta vez dependiente de Dios, que añadía a mi vida a pocos. Pero de una manera perfecta, porque me llevaba a los límites, en los que podía aprender.

DÉJANOS TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *