OBJETIVOS ARCHIVADOS SIN TERMINAR

Empezando un nuevo año y planeando los que serían mis objetivos el año siguiente, me era fácil pensar y entender que había conseguido. Separar lo que identificaba como logro o como fracaso, reconocer el volumen de mi éxito de manera contable y detenerme para decir, si había llegado hasta donde esperaba o no.

Completando una lista de verificación durante años, califique mis dias, califique mis acciones y mi manera de utilizar el tiempo. Con el propósito de reconocer si había sido o no productivo y si podía considerar que había honrado a Dios con mi tiempo. Con el tiempo, mis calificaciones se tornaron automáticas, las listas de verificación rutinarias y los objetivos puntos con un valor sin más que un significado numérico.

y habéis sido hechos completos en El, que es la cabeza sobre todo poder y autoridad; Colosenses 2:10

Con el tiempo había conseguido apilar mis sueños como libros en una biblioteca, al punto de que solo eran visibles si los buscaba en detenimiento y recordables si me disponía a reflexionar. Había conseguido hacer de mis sueños, tareas regulares y de las tareas regulares, una acción más. Frustrado, sintiéndome insensible ante los resultados, decidí resignarme y continuar, decidí apostar por ver hasta dónde podría conducirme una acción de logro consecutivo.

Así entre éxito y éxito, mis días se hicieron monótonos y  mi personalidad rígida y asocial. Así me encontré solitario, lleno de responsabilidades y estrés. Así me encontré sin propósito y solo, necesitando un cambio en mi vida. Un cambio que solo pude encontrar en la oración, después de tratar el deporte y la reflexión como sustitutos. En oración encontré esperanza y en la esperanza la forma de volver a atribuir valor a lo que hacía, pero sobre todo a mis sueños. 

Al punto de que lo extraordinario me sucedería, me encontraría con cientos de logros y objetivos archivados e incompletos, con actividades cuya ejecución acelerada había dejado de lado la oportunidad de disfrute y emoción. Sentimientos que traen consigo la verdadera noción del éxito y el propósito por el cual Dios los había puesto en mi dia a dia 

Pero Él les dijo: También a las otras ciudades debo anunciar las buenas nuevas del reino de Dios, porque para esto yo he sido enviado. Lucas 4:43

De esta manera animarte a que sin importar la edad o la temporada por la que estés atravesando en tu vida, si te sientes atrapado en tu dia a dia, en la lista de tareas que construye tu nivel de ocupación y que te aísla del sentimiento de inutilidad. A que te detengas, le des un espacio a Dios en oración y con le preguntes el porqué o para que de todo lo que haz construido. Y no te extrañes si debes mirar atrás y retomar lo que creías haber terminado, porque de repente pasaste de largo la bendición que Dios había puesto en el camino.

DÉJANOS TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *