NEGADO A EL RECHAZO

Viviendo en un país diferente a mi país de residencia, haciendo algo totalmente distinto a lo que acostumbraba y cambiando mi ritmo de vida casi al 100%. Pasando de un estilo de vida totalmente profesional, en donde era el jefe, en donde mi trabajo consistía en solucionar los problemas de las personas a mi alrededor, sus errores y los saltos del presupuesto. Trabajando con otros, aprendiendo a entenderlos y entrenandolos para hacer su trabajo de la mejor manera a mi parecer posible.

Me encontré en una situación desconocida para mi, en una situación que me llenaba de ansiedad, porque no sabía cómo comportarme en ella, porque me era difícil planear o proyectar mi futuro, porque no podía realizar un pronóstico y entender que pasaría conmigo más adelante. Había decidido darle un giro a mi vida, vivir de mis ahorros, dejar mi carrera profesional y escoger por primera vez, lo que mi familia me indicaba que debía hacer.

Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que viene a mí, de ningún modo lo echaré fuera. Juan 6:37

En este nuevo escenario, en un nuevo país, siendo extranjero, viví condicionado a lo que legalmente me era permitido, vivia condicionado a mi convicción y a mi capacidad de creer que la fuente de mi fe me sostendría como a los hombres de la biblia en todas las áreas que me podrían afectar. Que él apreciaría mi espera y que mi familia en el proceso le daría valor a mi sacrificio incluso cuando no eran capaz de valorarlo en números, tanto como yo lo hacía con mi contabilidad personal.

El que come no menosprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come, porque Dios lo ha aceptado. Romanos 14:3

Sin muchas explicaciones que dar, para justificar mi decisión, para hacer frente a mi alrededor con argumentos lógicos y no bíblicos. No tuve mayor opción que callarme y negarme hacer criticado, a recibir recomendaciones de mis mentores o familiares, a escuchar las proyecciones que los cálculos matemáticos que hacía me daban y a dar la espalda a todo comentario que iba en contra de lo que me había fijado como objetivo o meta.

Contrario a todo lo que había escuchado, aprendido o enseñado antes, me dispuse a vivir de manera distinta a encontrar disfrute en cada actividad y en cada momento del dia. A ver en mis ahorros y en la forma en la que se consumian con el tiempo, una razon mas para agradecer a Dios por lo que habia hecho en el pasado y de entender que mi temporada habia cambiado y que como las estaciones, deberia disponerme a vivir de manera distinta hasta el momento en que tuviera que estar de regreso en la rutina de trabajo regular.

DÉJANOS TU OPINIÓN

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *