Un regalo, un propósito, una familia

RESULTADOS DE UNA CAMPAÑA – VIVIENDO EN LA BENDICIÓN

El 10 de noviembre después de largas jornadas de oración, decisión, planeación y recordando recordar lo que Dios nos había llamado a trabajar como organización cristiana. En oración y en común acuerdo, decidimos iniciar la campaña “UN REGALO, UN PROPOSITO, UNA FAMILIA”, junto a la fundación padres e hijos.

Decididos a caminar en fe y a ver ha Dios obrar en los que serian los días siguientes al inicio de la campaña y previos a su suceso, nos sentimos animados y desafiados a alcanzar dos veces el numero de familias a las que por medio de esta campaña Dios bendijo en el 2018, 36 familias, sonaban como el mas grande desafío. Llenos de fe, los pasos siguientes eran un verdadero reto para todos los involucrados, significaban la apertura de la campaña de donaciones en redes, el diseño del que seria el contenido escrito semanal que acompañaría su promoción semanal en redes sociales, el preparar el contenido de los regalos familia, la escritura del mensaje que se iba a compartir, la recolección del dinero y lo mas especial de toda la aparición de las 36 familias involucradas.

Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas.
Proverbios 3:5-6

Para nuestras sorpresas, pasados 5 días, a través de la plataforma de Sharing Life habíamos recibido como donación anónima cerca del 20%. Confundidos y emocionados al tiempo, veíamos a Dios dando confirmación a nuestros propósitos, al como los inyectores en un motor de combustión, inyectar gasolina para incrementar la potencia con la que se mueve un coche.

Sin pausa, los preparativos continuaban, las semanas transcurrían y todo parecía haberse puesto en espera, las familias no aparecían, los donativos no aumentaban y las expectativas se convertían en sueños para ambos equipos. Viviendo días en suspenso, sin dar vuelta atrás, todo continuo, hasta que 2 semanas antes del 21 de diciembre, dia en el que habíamos programado el evento, aparecieron el total de las familias.

Debo decir que sintiéndonos desmotivados, faltando un poco mas de una semana para que la campaña tuviera lugar, sobre el 10 de diciembre retiramos las donaciones y cerramos la plataforma de recolección de fondos en internet. Con solo un 20% del total esperado, hacíamos cuentas con los dedos de como alcanzaríamos a bendecir a estas 36 familias, desilusionados por nuestro corto alcance, seguimos adelante y vimos lo inexplicable tomar lugar, era como la parábola de la recolección de los peces y el pan, llenamos los 36 regalos familias, empresas patrocinadoras aparecían con preguntas sobre ¿Cómo podemos ayudar? ¿cuanto tenemos que dar? y el contenido de los regalos no hacia falta, parecía rebosar.

Sin una explicación que dar, atónitos, acumulábamos mas de lo que el 100% de los fondos hubiéramos podido recolectar, para sin ser suficiente, en una llamada recibir lo necesario para realizar la campaña por segunda vez. A un día de que todo tuviera lugar, parecía todo alinearse y ponerse en orden, a falta de nuestra llegada a el País, en donde la Fundación Padres e hijos tiene su base de operaciones, el transporte entro en paro y no pudimos llegar.

En este punto ciegos, sin poder acompañar al personal de la fundación y faltos de manos, entregamos la autonomía y liderazgo de la campaña a Dios, quien se haría cargo de cada etapa del proceso para enseñarnos y recordarnos, que éramos una herramienta a quien el había bendecido con el privilegio, la oportunidad y la bendición de llevar esta iniciativa acabo….

Dos días después de la campaña, a nuestra llegada, encontramos cientos de sonrisas de familias agradecidas, un grupo de personas, el equipo de la fundación padres e hijos, motivadas y deseosas de servir al señor…. que momentos, que imágenes, que sonrisas…. Esos eran nuestros pensamientos en admiración, para cuando orábamos en acción de gracias. Hoy con esto quiero animarte a confiar en que Dios hará a su manera y en su tiempo, pero a que si ha prometido hará…. Lo hemos visto… increíble, confía.